EL BOZAL

La vida de  nuestros compañeros caninos es larga, bien cuidados pueden superar los 14 años sin problemas, 16, 18 o más. En ese tiempo nuestra vida puede cambiar mucho y puede que nos mudemos varias veces o que tengamos que incluir en nuestra vida actividades no previstas. Por ello es buena idea intentar dentro de lo posible, adelantarnos y tener a nuestro compañero preparado para que su vida se vea alterada lo menos posible y que las alteraciones sean siempre lo más positivas. Por eso hoy vamos a tratar el tema del bozal.
Hay mucha gente que lo usa como castigo y termina por resultar una verdadera tortura para el perro. Así que lo primero que diremos es que es mejor prevenir que curar. Pongo un ejemplo: nuestro perro come cosas del suelo y mientras conseguimos que no lo haga , le ponemos el bozal siempre y cuando no suponga un castigo, es decir, ya lo hayamos acostumbrado y para él sea igual que ponerse el collar y la correa para salir a pasear.
Yo recomiendo acostumbrar a llevar bozal desde el primer momento en que tengamos el perro para que llegado el caso de ir en metro, autobus, evitar que coma objetos o muerda o que cambien la legislación y nos obliguen a ponérselo, él ya lo tenga asumido como algo bueno y que no le impide hacer una vida normal.
Para esto último es importante elegir un modelo que le permita jadear ( es la forma que tienen ellos de reducir el calor corporal) , beber e incluso comer premios , pero hay modelos más ligeros para llevar en tiempos más cortos ( ir en el metro) y que se guardan dobladitos y no ocupan ni pesan nada.
Elige el modelo que mejor se adapte a tus necesidades y sobre todo a las de tu perro.
Os dejo un vídeo de como ir familiarizándose con el bozal, que se necesita: premios , bozal y alegría porque lo que se hace como un juego es adictivo para ellos ;).

#CoCoVi , Compartiendo Conocimientos y Vivencias

Comentarios

Entradas populares